Justificación del blog

Creo que nadie pondrá en duda que el ser humano es la parte más valiosa de la creación, pero tal vez sea la más vulnerable a toda clase de influencias, internas y externas, que pueden afectar, tanto positiva como negativamente, sus actuaciones.

Que hay que tener en cuenta el estudio de los factores humanos en el mundo de la aviación es, a estas alturas, bastante obvio, pero hay que ir un poco más lejos del clásico binomio piloto-controlador, son muchos los profesionales, directa o indirectamente, implicados en "una navegación aérea segura, soporte físico de un transporte aéreo seguro, regular, eficaz y económico que necesitan los pueblos del mundo" (Indalecio Rego).

La aviación es, por lo tanto, como una gran orquesta sinfónica, todo depende de la "armonía funcional" de todo un sistema que comprende elementos de vuelo y tierra. Y la psicología de la aviación, puede aportar y aporta, conocimientos adecuados para su estudio y consecuente aplicación, por supuesto, dentro de la necesaria multidiciplinariedad que tan complejo sistema exige.

Con este espacio lo único que se pretende es dar a conocer algunas pequeñas aportaciones y opiniones personales que puedan llenar la curiosidad de unos o dar información a otros que quieran visitarlo. Queda, naturalmente, abierto a sus comentarios, que serán muy bien recibidos.

SABER DECIR NO

En las Segundas Jornadas Latinoamericanas de Seguridad de Vuelo y Factores Humanos celebradas en Quito (Ecuador) durante el pasado mes de junio, en el coloquio tras una conferencia de un distinguido colega militar del país, en donde se hacía referencia a la necesidad de ser asertivos en el mundo de la aviación y aprender “a decir NO” cuando las condiciones son innecesariamente de muy alto riesgo, uno de los asistentes, militar también, le pregunto por que estaba promoviendo la indisciplina en las Fuerzas Armadas. Este señor era el comandante de la unidad de helicópteros que, en semanas posteriores, sufriera un accidente mortal con una unidad de su escuadrón. Esperamos, sinceramente, que esta lección no se olvide nunca y que muchos otros que estuvieron presentes en el evento puedan encontrar en lo que allí se dijo una respuesta a todos sus interrogantes.

Esta circunstancia despertó en el Foro CRM y Factores Humanos un vivo debate que trataré de sintetizar, con un añadido final de mi propia cosecha. Quien esté interesado en el tema puede picar AQUÍ.

2 comentarios:

Gladiador dijo...

Aprendiendo a decir NO
Por TCrl. Thomas Endara Garzón
Es evidente que los errores humanos ha sido el factor preponderante en los accidentes desde el inicio de la aviación y también en otras industrias. En lo militar mucho se ha discutido sobre lo cultural, considerando que el militar está formado para cumplir órdenes. En este artículo no pretende satanizar la formación militar peor aun comparar con la civil, pero si introducir una nueva visión para cumplir la misión sin arriesgar mucho, poco o nada, mas aun cuando el presente nos muestra un panorama más desolador a la hora de obtener recursos económicos por un lado para renovar las flotas militares de cualquier flota aérea independiente de cuál sea su uso o finalidad y por otro la incapacidad de volver a formar un piloto o tripulantes debido al recurso tiempo que no es recuperable.
Esta visión es sencillamente la aplicación de un modelo de gestión de riesgo que nos permita evaluar los riesgos de la misión a cumplirse, en la Fuerza Aérea Ecuatoriana por ejemplo se escriben en todas las ordenes de operaciones, sea cual fuera su tarea que la seguridad está sobre el cumplimiento de la misión, esperando que el usuario final y sus comandantes responsables del cumplimento analicen los pros y los contras de su cumplimiento. Es aquí donde quiero hacer una pausa para que volvamos a aprender y reflexionemos sobre el cumplimento de órdenes que puedan poner en riesgo el cumplimiento de una misión, cuando en su evaluación, el resultado pueda originar un resultado trágico y/o costoso en cuanto a lo material.
Las Fuerzas Armadas Norteamericanas hace más de una década introdujeron el ORM (Operational Risk Management por sus siglas en ingles) para que las tripulaciones puedan evaluar los riesgos, este sencillo sistema permite evaluar las acciones de manera tal de introducir en su cumplimiento contramedidas que contrarresten este riesgo eliminándo o al menos controlándolo. Si el caso fuera, de que los riesgos sean mayores que el beneficio, se aplica una decisión conocida como “No Go”; es decir, no se cumple la misión hasta que los riesgos hayan sido administrados de tal forma que existan más beneficios, argumentos que no solamente permitan el cumplimiento de la misión sino que también eviten un accidente.
La OACI ha emitido un sistema conocido como el SMS (Safety Management System por sus siglas en ingles), que está disponible también en formato electrónico en español. Este documento que norma la aplicación de esta herramienta de gestión, será obligatorio a partir del 2009 en todas las empresas comerciales del mundo, aquí se introduce también como norma la aplicación de la Administración del Riesgo.
Aprender a decir NO, significa aprender a evaluar un riesgo, significa cumplir la misión con beneficios en cuanto al cumplimiento de la misma y a volver para seguir operando y manteniendo los recursos tanto humanos como materiales del Estado en condiciones de ser usados para la defensa y desarrollo de cualquier nación.
Decir NO a veces es la manera más segura de volar, pues genera una cultura justa de pensamientos profesionales destinada a preservar la fuerza de cualquier Fuerza.

Gladiador dijo...

Este articulo es una muestra mas de la cultura CRmera Hispanoamericana y de los incansables esfuerzos por hacer mas seguros nuestros cielos.